Cuentas y Depósitos en el extranjero

| 18 agosto, 2015 | 0 Comentarios

Cada vez más personas se plantean la posibilidad de abrir una cuenta en el extranjero. Antes que nada, tenemos que tener una cuenta bancaria en un banco en Chile que nos sirva para enviar nuestros ahorros a la cuenta de destino.

Lo mejor es elegir una entidad que nos permita eviar y recibir transferencias dentro de Europa gratis.

Una vez elegido el banco nacional que utilizaremos para enviar nuestros ahorros en el extranjero, sólo nos queda abrir la cuenta para no residentes en un país de Europa. Por ejemplo, podemos elegir entre cinco países: Francia, Holanda, Luxemburgo, Malta y Suiza.

En Francia podemos abrir una cuenta online a través de CIC Iberbanco, no tiene ningún tipo de coste al contratarla, cancelarla la cuenta o realizar las transferencias dentro de la zona €uro. Podemos contratar a partir de 2.000€ el «Compte Êvolutif», un depósito a plazo fijo con un tipo de interés creciente (media de 2,80% durante 5 años).

Desgranamos cómo son las cuentas corrientes que comercializan, para ellos, los bancos.

Características de las cuentas para extranjeros

Tanto los bancos como la legislación de cada pais facilitan la apertura de cuentas bancarias para los ciudadanos no residentes en nuestro país.

El trámite a seguir para abrir una cuenta bancaria siendo extranjero no residente es relativamente sencillo. Por norma general, presentando el pasaporte y un certificado de no residencia (que se obtiene en la Dirección General de la Policía, en una comisaría o en el consulado del país de residencia) se puede llevar a cabo la operación.

Con todo, algunas entidades financieras solicitan otro tipo de documentación adicional, como un justificante de ingresos o un certificado de solvencia de un banco del país de origen del futuro titular.

La operativa de estas cuentas suele ser similar a la que ofrecen las cuentas para residentes, salvo excepciones puntuales. Si bien algunas no permiten determinadas acciones. Por ejemplo, vincular tarjetas de crédito o que se cubran sobregiros.

A la hora de abrir una cuenta bancaria, si no se es residente, hay que tener en cuenta varios aspectos. Es importante saber que, dependiendo de la entidad, la cuenta puede tener un tiempo de vida limitado.

Algunas entidades financieras que comercializan este tipo de cuentas las cierran unos meses después de su apertura mientras que otras requieren que el titular justifique, transcurrido un determinado tiempo, su condición de no residente.

Tags:

Categoría: Banco

Deja un comentario


Logo FinancialRed